sábado, 29 de julio de 2017

Libro católico: Pensamientos de un protestante sobre la Iglesia católica y el protestantismo (Capítulo I).

Intentando recuperar antiguo material católico que pueda ser de valía para los cristianos de hoy, hemos transcrito y hacemos público este breve libro de Reinhold Baumstark, un literato, historiador, y político alemán del siglo XIX que, analizando la convulsionada Europa que le tocó vivir, y estudiando el estado de desmedida división del protestantismo, así como la rendición de muchas iglesias protestantes al mundo liberal moderno, cada vez más secular y menos cristiano, y viéndose atraido por el catolicismo, por el cual se interesó gracias a sus viajes a España, se decidió a escribir estas reflexiones en el contexto de la invitación del Papa Pio IX a los cristianos separados de la Iglesia para reconciliarse con la misma. Baumstark escribió este libro en 1868, y un año más tarde, en junio de 1869, su conversión sería oficial y entraría formalmente a la Iglesia católica, a la que perteneció durante el resto de su vida.

Podrás ver el índice del libro más abajo, cada capítulo tiene su enlace correspondiente.
 ___ 



PENSAMIENTOS DE UN PROTESTANTE SOBRE LA INVITACIÓN DIRIGIDA POR PIO IX A LOS CRISTIANOS DISIDENTES PARA RECONCILIARSE CON LA IGLESIA CATÓLICO-ROMANA.
 
Por: Rainaldo Baumstark.
Índice:


Preliminares.

La Cabeza de la Iglesia católico-romana, con motivo del concilio que ésta se prepara a celebrar, ha dirigido su potente voz a los cristianos disidentes, invitándoles a que retornen al seno de la madre común. No me he entretenido en averiguar la impresión que haya hecho ese llamamiento en los hombres de las diversas ideas dominantes hoy en el mundo; un trabajo de esa índole sería de todo punto excusado. Pues salta a los ojos que la prensa diaria a cargo de judíos, o con dinero judío asalariada, no puede contestar a las palabras de Pio IX sino con escarnio, invectivas y dicterios. Y es a sí mismo natural que los periódicos ingleses, grande si se quiere por sus descomunales dimensiones; que los periódicos de esa Inglaterra, tan profundamente abatida en el terreno político y religioso, hayan aparentado recibir con la sonrisa del más soberano desdén la grave palabra dirigida a la cristiandad por el atribulado Anciano.  El papel de la Gran Bretaña se halla hoy día reducido a repartir Biblias por entre el católico pueblo rural de España, mientras que la propaganda católico-romana celebra numerosísimos y espléndidos triunfos, obtenidos en las clases alta y media de la sociedad inglesa. Tampoco me admira que rechacen la invitación del romano Pontífice aquellas personas que con rectitud y buena fe permanecen en el terreno de la convicción luterana, y a quienes basta esta convicción para descifrar el enigma de la vida. A todos aquellos, en fin, a quienes la religión no inspira en general ningún interés, les importará bien poco la cuestión de si Pio IX ha tenido o no motivo para hacer el llamamiento.
 
No he leído una línea siquiera sobre el modo con que han sido recibidas las palabras del Papa por los hombres de las referidas u otras cualesquiera ideas. Estas páginas, por consiguiente, no tienen por objeto impugnar ajenas opiniones en la cuestión presente. Su único fin es manifestar al lector, que en ello tenga interés, el modo de pensar y sentir de un protestante, a quien, nacido y educado en el protestantismo, las vicisitudes de la vida han puesto después en íntimo contacto con hombres de ideas religiosas muy opuestas, y que en todo caso tiene la conciencia de considerar la religión como cosa muy seria. Para ello tengo ante todo que hacer el sacrificio de mi amor propio; pues estoy persuadido de que mis palabras han de ser rudamente atacadas, y lo han de ser sobre todo por esa misma canalla que ya en otras ocasiones ha intentado, si bien inútilmente, hacerme perder el reposo. Esta vez tampoco recabarán contestación de mi parte: tranquila y noblemente lanzo a la publicidad la expresión de mis convicciones, dejando que se ceben en ellas los miserables gusanos de la maledicencia.
_____________

Si reflexionamos los protestantes sobre las palabras que nos ha dirigido el Pontífice de Roma, tenemos ante todo que contestar a una pregunta de altísima importancia, pregunta que voy a colocar al frente de mi trabajo.

I.

¿Qué ofrece a sus adeptos la iglesia evangélico-protestante?

Me sirvo de la palabra evangélico-protestante, porque me falta una expresión más propia para incluir en ella a todos aquellos cristianos que a consecuencia de la Reforma del siglo XVI no pertenecen a la Iglesia católico-romana, tales como los luteranos, zuinglianos, calvinistas, protestantes unidos, rebaptizantes, anabaptistas, irvingianos, menonitas, y en una palabra, todas las iglesias y sectas no católicas que no reconocen más fuente de convicción religiosa que la palabra de Dios consignada en el Nuevo Testamento.

Con solo echar una mirada sobre esa extraordinaria variedad y prodigioso desarrollo de comuniones y sectas como pululan por el suelo americano, podremos de antemano asegurar que lo que todas ellas tengan de común y propio, debe ser muy poca cosa, ya se considere la diversidad de puntos en que convengan, ya la importancia de estos puntos en sí mismos. Y en efecto; aparte del Evangelio que cada una interpreta a su manera, no convienen sino en la profesión de tres dogmas que son a su vez dogmas de la Iglesia católico-romana: me refiero a la fe en la existencia de Dios uno y trino, en la redención por el Hijo de Dios hecho hombre, y en la inmortalidad del alma. En  todos los demás puntos doctrinales las iglesias no católicas disienten unas de otras según las distintas comuniones; y cada una sostiene, por supuesto, con igual fuerza de convicción que la Iglesia católico-romana, que ella sola se halla en posesión de la verdad revelada.

Mas es también común a todas las iglesias disidentes su carácter negativo. Todas ellas rechazan como producto del hombre un número mayor o menor de dogmas de la Iglesia católico-romana; verdad es que no están acordes entre sí acerca de los puntos que abarca lo que designan con el nombre de invención humana; pero convienen todas en admitir menos dogmas que los católicos. Y ello no puede menos de suceder así, una vez que no reconozcan más fuente de revelación que la palabra de Dios escrita, y supuesta la vanidad que reina en su interpretación, confiada a la ciencia teológica, y, donde esta falta, al humano capricho.

De una manera análoga puede caracterizarse la vida de las iglesias disidentes en sus relaciones con las necesidades espirituales de los fieles y con el culto divino, diciendo en general, que todas ellas juntas, y cada una de por sí, son también bajo este concepto más pobres que la Iglesia católico-romana. Pues los Sacramentos, reducidos cuanto es dable y circunscritos a una esfera de acción muy limitada, no ejercen influencia continua en la vida del hombre, obligándole a tener fijas en el cielo sus miradas, desde la cuna hasta el sepulcro. El culto carece en primer lugar de la fe en la inmediata y real presencia de Dios; en su mayor parte está reducido al domingo, en que se concurre a él como se concurriría a otro espectáculo cualquiera, por vía de recreo y a fin de reponerse de las fatigas de la semana. En el fondo se reduce el culto a orar y cantar en común, y a oír una plática religiosa. Bajo todos los demás conceptos, observamos en estas iglesias la misma infinita variedad que hemos hecho notar respecto de su fe.

Así pues, considerados el símbolo de sus creencias y los medios de que disponen para obrar espiritual y moralmente sobre los fieles, resulta que las iglesias evangélico-protestantes ofrecen menos a sus adeptos, en uno y otro sentido, que la Iglesia católico-romana a los suyos.

En orden a la fe y al culto a Dios debido, no se pretende, por supuesto, que se haya de creer y practicar cuanto se pueda y cuanto más mejor; sino que se trata únicamente de establecer la verdad. Y fuente exclusiva de la verdad religiosa es para los evangélico-protestantes la sagrada Escritura interpretada por el libre examen.

Este principio fundamental, pues, es el que con especialidad debe ocuparnos. El que una cosa esté puesta por escrito, es en sí una circunstancia tan accidental, tan independiente de su ser y naturaleza, y que además la deja tan expuesta a dudas de todo género, que se subleva todo humano sentimiento a la sola idea de que el riquísimo e inagotable torrente de la divina revelación haya de circunscribirse a la forma y fondo de un breve libro, cuyo origen, sentido e inteligencia, así respecto de todo como de sus partes, han sido desde antiguo, y son todavía en la actualidad, objeto de acaloradas e interminables disputas.

Y para la interpretación del Evangelio las iglesias no católicas dirigen a sus adeptos por las vías del libre examen, precisándolas por tanto a acudir a la razón y a la ciencia. En estima y respeto por la razón y por la ciencia no quiero que nadie me gane; mas la historia del humano linaje demuestra sin género alguno de duda que la razón y la ciencia de un ser finito nunca llegarán a levantar el velo que a la Verdad absoluta encubre. Las ciencias naturales han repetido siempre por medio de sus más eminentes representantes, que no les es dado explicar el misterio de la vida. La filosofía, y la filosofía alemana sobre todo, ha llegado casi a convencerse de que por sí sola no puede dar nada positivo sobre las relaciones de lo finito con lo infinito. Y la misma insuficiencia siente el protestante cuando se pone a estudiar la Biblia. Ínterin no abandona por completo el Cristianismo, le es forzoso creer sin condición alguna; pues no se necesita menos fe para aceptar el dogma de la Trinidad que para reconocer el de la Inmaculada Concepción. En manera alguna puede decirse que el uno sea más razonable que el otro; quien de sincero se precie, no tendrá reparo en confesar que ambos están igualmente sobre toda humana razón. Pero si la razón del hombre, por más que estudie, no es capaz de comprender la doctrina revelada, no aparece menos impotente para la interpretación de la Biblia; y que eso sea así, no hay más que considerar que con ella casi todos los intérpretes llegan a opuestos resultados.

Por tanto, no solo el símbolo de creencias y los medios de influencia espiritual y moral sobre los fieles, sí que también las fuentes de la convicción religiosa, son más pobres para las iglesias evangélico-protestantes que en la católico-romana.

Aunque la revolución religiosa iniciada por Lutero fue indudablemente para nuestra Alemania origen de males políticos sin cuento; aunque el triunfo de la fuerza y del derecho hollado, que con el corazón oprimido presenciamos dos años há, arranca históricamente del siglo XVI; sin embargo para mí no admite duda alguna que la Reforma fue un hecho providencial, y que como tal reportó grandes bienes al linaje humano en general.  Mas para contestar a la pregunta: “¿Qué ofrece a sus adeptos la iglesia evangélico-protestante?” sepamos antes cuáles fueron los principales móviles de los reformadores y los principios por ellos proclamados al izar la bandera de la revolución en el siglo XVI. Y aquí me encuentro con tres hechos o principios fundamentales:

1. Lo primero que proclamó la Reforma, si bien muchas veces como mero pretexto, fue la necesidad de reformar la vida y disciplina eclesiástica, tanto en la cabeza como en los miembros. Este pensamiento se lo hizo propio la Iglesia católico-romana, y supo llevarlo a cabo con mejor éxito que ninguna otra comunión religiosa. Las obras de perfección cristiana en ninguna parte se practican con mayor abnegación, en ninguna parte en mayor escala, que en la Iglesia católica. ¡Mirad, oh hijos del mundo, a una Hermana de la Caridad! Ni el ángel del exterminio en horrorosa epidemia , ni el azote de la guerra en el campo de batalla, ni el lastimero grito del dolor arrancado a la vida miserable, pueden menguar el tranquilo amor y ferviente celo de esos verdaderos Ángeles sobre la tierra. ¡Y ellas no son sino un solo ejemplo entre tantos otros! De la mansedumbre, humildad y total anonadamiento de los religiosos de todas las Órdenes no quiero hablar una palabra, no sea caso que se me tuviera en adelante por un jesuita encubierto. Pero sí diré que los sacerdotes seculares católicos, a pesar de los peligros del celibato en general, de ninguna manera faltan más en este punto que sus colegas protestantes con estar casados y verse rodeados a las veces de harto numerosa prole. Y si hay alguien que, en el cuadro de perfidias y violencias que nos ofrece el mundo actual en medio de sus luchas y padecimientos, pueda mostrarme una sola figura que lleve más radiante el sello de la dignidad sobre la frente, que con mejores títulos arrebate la admiración, el amor y el respeto de todo el mundo, que la figura de Pio IX, que se levante: yo no veo ninguna. Y por eso me parece más que dudoso que la iglesia evangélico-protestante de nuestros tiempos pueda con razón considerarse superior a la católico-romana, en punto a reformas eclesiásticas.

2. Lo segundo que proclamaron los reformadores fue la necesidad del depurar el dogma, y reconstruirlo sobre el terreno del Evangelio. Combatióse como de invención humana todo lo que no se hallaba en la Biblia, y cada uno interpretaba a su manera las santas Escrituras. El Sacramento del altar, cuando la idea más espiritual que de él diera Lutero pareció sobrada poética a los que cada día iban haciéndose más positivos, hubo de convertirse en una fría ceremonia conmemorativa, desnuda de todo consuelo: fue desechada la doctrina católica sobre el purgatorio y sobre los Santos; y se eliminaron los más de los Sacramentos. No soy teólogo; más se lo bastante en materias dogmáticas para poder asegurar, que los protestantes se echan en cara unos a otros errores tan graves como pueden hacerlo respecto de los católicos; y además, que todo cristiano, por poca que sea su fe, necesita para creer algo fuera de la razón; y por último, que el dogma cristiano produce una tranquilidad plenísima en el que lo profesa, y le da la clave para descifrar todos los enigmas de la vida y del mundo, lo cual no puede decirse de ningún otro símbolo de creencias. Hasta el presente la lucha científica, trabada entre la dogmática de uno y otro campo, tampoco ha terminado que yo sepa, con la derrota decisiva de los católicos; y los protestantes en ningún caso podrán decir que están ciertos de poseer la doctrina pura de Jesucristo, mientras no se pongan de acuerdo sobre ella.

3. Lo tercero que hizo el protestantismo fue proclamar su principio constitutivo, es decir, el principio del libre examen, sin las trabas de autoridad alguna. El principio de la libertad es un pensamiento brillante, deslumbrador; pensamiento necesario en el mundo como medio de que se vale Dios para llevar al hombre a su último fin; pensamiento plenamente justificado, hasta cierto punto, en sus aplicaciones a la vida práctica. Pero aplicado al Estado y a la Iglesia el principio de libertad individual, resulta lógica y rigurosamente el principio de la revolución y del ateísmo. El hombre solo puede ser libre dentro de los límites del orden eterno; una vez traspasados estos, se precipita –aunque con repugnancia, empleo esta expresión por su propiedad- en el imperio de Satanás. Por eso no consintió nunca el mismo Lutero que se le hablara del libre examen, así que este comenzó a volverse contra los frutos del suyo; y por lo que hace a la razón humana, óigase al corifeo del protestantismo, a quien por otra parte yo respeto, desde mi punto de vista, con la misma sinceridad con que repruebo la mayor parte de sus actos, óigasele definirla con estas gráficas palabras: “La razón, dice, es la prostituta del diablo”.

He aquí lo que puede decirse del protestantismo, de la iglesia evangélico-protestante, considerada en conjunto. Cierto que encontramos en ella un principio espiritual, pero es el disolvente principio de la negación, no es un principio positivo. Por eso aquellos protestantes que, conociendo la naturaleza de la Religión revelada, profesan un conjunto mayor o menor de creencias positivas, se ven precisados a cada paso a ser infieles a ese principio, y por tanto a ser, como ellos dicen, católicos; en cuyo caso procuran consolarse con la idea de que no por ello son católico-romanos, o como en tales ocasiones suele decirse, papistas.

2 comentarios:

  1. cristiano católico3 de agosto de 2017, 16:47

    Estaba buscando libros católicos, sigan subiendo más, gracias.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...