viernes, 15 de septiembre de 2017

¿Benedicto XVI negó que por las venas de Jesús corra sangre pagana?


Ya para nadie es novedad que cada vez que el Papa Francisco hace una declaración, todo un grupo de "católicos tradicionalistas" que administran distintos sitios de internet y páginas de facebook, escudriñan con lupa cada punto y coma de los discursos del actual sucesor de San Pedro para encontrar algo "extraño" y comenzar una furibunda campaña contra él.
 
Como sabemos, hace días el Papa Francisco en su visita a Colombia dijo durante su homilia en la ciudad de Villavicencio "que por las venas de Jesús corre sangre pagana", algo que por supuesto estos grupos no dejaron pasar para iniciar toda una serie de ataques y críticas, llamándole "blasfemo" y "hereje", exactamente igual que hicieron los grupos más fanáticos y anticatólicos del protestantismo, con quienes estos "católicos tradicionalistas" coinciden cada vez más frecuentemente (debería de preocuparles), pues básicamente son el mismo lenguaje y las mismas expresiones las que se pueden leer contra el Papa Francisco en los sitios de unos y otros.

Pero en este caso queremos responder una publicación del sitio "Como Vara de Almendro", una página que rechaza ser sedevacantista y dice aceptar el Concilio Vaticano II, pero que sin embargo se la pasa publicando teorías conspirativas sobre la que, para ellos, fue una elección ilegítima del Papa Francisco en el cónclave del 2013, llegando al absurdo de sostener que durante sus últimos discursos en el pontificado, el Papa Emérito Benedicto XVI habría dejado mensajes en clave para dar a entender, a quien pudiera descifrarlo, que él seguiría siendo el papa reinante. De ahí que para ellos el único y verdadero Papa sea Benedicto XVI, ¡aunque el mismo Papa Emérito se refiera a Francisco en términos de un reconocimiento inequívoco como Santo Padre!
 
Es en el contexto de esta polémica de las palabras del Papa en Colombia que "Como Vara de Almendro" busca poner nuevamente en contradicción a Benedicto XVI y a Francisco, con una publicación que han titulado: "BENEDICTO XVI NIEGA QUE POR LAS VENAS DE JESÚS CORRA SANGRE PAGANA", firmado por Montserrat Sanmartí, quien en otras publicaciones ha mostrado su apoyo a personajes que afirman públicamente que el Papa Francisco no es en realidad el Papa legítimo, como el colombiano José Galat o el mexicano Alberto Villasana.
 
En el artículo señalado, bastante breve, aunque con un título sensacionalista que pinta a Ratzinger y a Bergoglio en dos veredas opuestas, se limitan básicamente a colocar una cita del ahora Papa Emérito de su libro "la infancia de Jesús" en la que dice:
«La genealogía de Mateo es una lista de hombres, sin embargo, antes de llegar a María, se menciona a cuatro mujeres: Tamar, Rahab, Rut y la mujer de Urías ¿Por qué aparecen estas mujeres en la genealogía? ¿Con qué criterios se las ha elegido? Se ha dicho que estas cuatro mujeres habrían sido pecadoras. Así, su mención implicaría una indicación de que Jesús habría tomado sobre sí los pecados y, con ellos, el pecado del mundo, y que su misión habría sido la justificación de los pecadores. Pero este no puede ser el aspecto decisivo en su elección, sobre todo porque no se puede aplicar a las cuatro mujeres. Es más importante el que ninguna de las cuatro fuera judía. Por tanto, el mundo de los gentiles entra a través de ellas en la genealogía de Jesús, se manifiesta su misión a los judíos y a los paganos. Pero, sobre todo, la genealogía concluye con una mujer, María, que es realmente un nuevo comienzo y relativiza la genealogía entera.»

¿Pero realmente Benedicto XVI tiene una posición distinta a la de Francisco? Ya demostraremos más adelante, con pruebas claras, que no es así. Por ahora analicemos la anterior cita. Sinceramente, cuando abrí el artículo pensé encontrarme con algo más contundente, ¿pero esto era todo? ¿En realidad hay alguien que objetivamente piense que esa cita demuestra que Benedicto XVI niega que por las venas de Jesús corra sangre pagana? Antes bien esa cita solo confirma lo dicho en Colombia por el Papa Francisco, la única diferencia es que al hablar de las mujeres en la geneaología, nuestro ahora Papa Emérito emplea el concepto de "gentiles" cuando dice "Por tanto, el mundo de los gentiles entra a través de ellas en la genealogía de Jesús", aunque inmediatamente relaciona la adhesión de estas mujeres en el linaje como un signo de la misión a los judíos y a los paganos, lo que nos deja claro, como si hiciera falta, que escrituralmente hablando el concepto de pagano y de gentil son prácticamente intercambiables, pues todo no judío, o sea todo gentil, era identificado como pagano. 

Ahora, que si lo que pretenden es tomarse de la expresión "la genealogía concluye con una mujer, María, que es realmente un nuevo comienzo y relativiza la genealogía entera." para con eso intentar invalidar la realidad de toda la genealogía, que demuestra que en la genealogía de Jesús hay mujeres paganas, estarían apelando a una falacia de non sequitur, pues Benedicto XVI es claro al afirmar que al llegar María hay un nuevo comienzo que "relativiza", pero no que anula la genealogía entera. Así que no se sigue de su afirmación que todo lo anteriormente desglosado por Mateo sea inválido o que no tenga ningún valor, ¿si no para qué el Espíritu Santo habría querido que quedara plasmado a través del evangelista?
 
Pero sin más rodeos, demostraremos que Benedicto XVI reconoce a aquellas cuatro mujeres en la genealogía de Mateo directamente y sin la menor confusión, como "paganas", y también, como pecadoras. Y lo que es más, identifica su inclusión en el linaje de Jesús como el símbolo de "la Iglesia de los paganos", expresión que evidentemente solo busca hacer referencia al conjunto de los gentiles que más tarde entrarían a la Iglesia por medio de la predicación al aceptar a Jesús como Señor y Salvador, pero misma expresión que seguramente haría poner el grito en el cielo a todos los "tradicionalistas" si saliera de los labios o de la pluma del Papa Francisco.
 
El 17 de diciembre de 2009, en una de sus Homilias, el Papa Benedicto XVI diría lo siguiente:
«El pasaje del evangelio de san Mateo nos presenta la "genealogía de Jesucristo, hijo de David, hijo de Abraham" (Mt 1, 1), subrayando y explicitando todavía más la fidelidad de Dios a la promesa, que realiza no sólo mediante los hombres, sino también con ellos y, como en el caso de Jacob, a veces a través de caminos tortuosos e imprevistos. El Mesías esperado, objeto de la promesa, es verdadero Dios, pero también verdadero hombre; Hijo de Dios, pero también Hijo dado a luz por la Virgen, María de Nazaret, carne santa de Abraham, en cuya descendencia serán bendecidas todas las naciones de la tierra (cf. Gn 22, 18). En esta genealogía, además de María, se recuerda a cuatro mujeres. No son Sara, Rebeca, Lía, Raquel, es decir, las grandes figuras de la historia de Israel. Paradójicamente, en cambio, son cuatro mujeres paganas: Rajab, Rut, Betsabé y Tamar, que aparentemente "perturban" la pureza de una genealogía. Pero en estas mujeres paganas, que aparecen en puntos determinados de la historia de la salvación, se refleja el misterio de la Iglesia de los paganos, la universalidad de la salvación. Son mujeres paganas en las que se manifiesta el futuro, la universalidad de la salvación. Son también mujeres pecadoras y, así, en ellas se manifiesta también el misterio de la gracia: no son nuestras obras las que redimen el mundo, sino que es el Señor quien nos da la vida verdadera. Son mujeres pecadoras, sí, en las que se manifiesta la grandeza de la gracia que todos nosotros necesitamos. Sin embargo, estas mujeres revelan una respuesta ejemplar a la fidelidad de Dios, mostrando la fe en el Dios de Israel. Así vemos reflejada la Iglesia de los paganos, misterio de la gracia, la fe como don y como camino hacia la comunión con Dios. La genealogía de san Mateo, por lo tanto, no es simplemente la lista de las generaciones: es la historia realizada primariamente por Dios, pero con la respuesta de la humanidad. Es una genealogía de la gracia y de la fe: precisamente sobre la fidelidad absoluta de Dios y sobre la fe sólida de estas mujeres se apoya la continuidad de la promesa hecha a Israel». (HOMILIA DEL SANTO PADRE BENEDICTO XVI. Capilla Redemptoris Mater del Palacio Apostólico Vaticano
Jueves 17 de diciembre de 2009)
El Papa Benedicto XVI afirma sin tapujos que en la genealogía de nuestro Señor hay mujeres paganas y pecadoras, ¿esto hace menos preciosa la Sangre de Jesús? ¿También por estas palabras llamará la gente de "Como Vara de Almendro" a realizar actos de reparación como lo han hecho por las palabras de Francisco, a las que catalogan de "blasfemas" (igual que han hecho los protestantes)? Pero esa no es la única prueba, también en su obra "La bendición de la Navidad. Meditaciones", el entonces Cardenal Ratzinger vuelve a abordar, en la segunda meditación, el tema de la genealogía de Mateo, se vuelve a referir a las cuatro mujeres como paganas y pecadoras "afectadas por algún aspecto embarazoso". Ya que citar todo sería bastante largo, tomamos algunos párrafos. Veamos:
«[Esta genealogía menciona]. A cuatro mujeres de la historia judía y, después, a María. Era algo totalmente tradicional el que en la historia de Israel se destacara a cuatro mujeres como las grandes madres ancestrales: Sara, Rebeca, Lea y Raquel. Pero Mateo no nombra a esas cuatro sino a otras, a cuatro mujeres afectadas por algún aspecto embarazoso, mujeres que lesionan la pureza de una genealogía y que, por tanto, eran consideradas como una mancha en la historia de Israel; cuatro mujeres que, por tanto, solían pasarse tácitamente por alto.

Por eso se ha afirmado que, en su genealogía, Mateo manifiesta claramente lo que él quería convertir en un silencioso hilo conductor de todo su Evangelio: que los últimos serán los primeros. Dios invierte los criterios de los hombres. Dios ha escogido lo débil. Más aún: como se trata en todos los casos de mujeres pecadoras, su mención hace de la genealogía una genealogía de la gracia, que se hace cargo del pecador y se fundamenta en el perdón, no en la grandeza y los logros humanos.»

«Lo especial en estas mujeres estriba, en cambio, en que no eran judías y que justamente ellas, mujeres paganas, aparecen en los puntos de inflexión de la historia de Israel, de modo que con toda razón pueden considerarse en Israel como las verdaderas madres ancestrales del reino.
Entre ellas está Rahab, la prostituta que facilita a los emisarios de Israel el camino hacia Jericó y, de ese modo, abre la puerta para la entrada de Israel en la Tierra Santa. [...] En la iglesia antigua Rahab, la sucia prostituta cuya casa se convierte a pesar de ello en hogar para Israel y en camino para la toma de posesión de la Tierra Prometida, aparece como tipo de la Iglesia de los gentiles: ella representa a la Iglesia que se reúne a partir de la suciedad del paganismo y que, a pesar de ello, en su anhelo de la salvación abre la puerta a los enviados de Dios, los apóstoles, que no habían hallado morada en Israel. Así, la Iglesia de los gentiles permite que el mundo se convierta en tierra santa de la fe, la sucia taberna en la casa santa de la comunión con Jesucristo.
Rut era una mujer pagana que había estado unida en matrimonio a un hombre judío. [...] Rut, la pagana, se había hecho seguidora del Dios de Israel, convirtiéndose así en la verdadera madre ancestral de la dinastía davídica.»

«Eso significa que esta genealogía, que a primera vista parece un estricto árbol genealógico de Abrahám y de David, es por la presencia de las cuatro mujeres una genealogía de la Iglesia formada por judíos y gentiles. Tal genealogía remite al futuro, a la Iglesia de los pueblos.»
¿Habrá una objeción de los sistemáticos críticos del Papa Francisco contra estas palabras del ahora Papa Emérito Benedicto XVI que claramente identifica sangre de origen pagano en la genealogía de Jesús?

Con lo expuesto por el propio Benedicto XVI, reafirmo lo que he escrito en una publicación que hice en mi cuenta de facebook:

Que en la Sangre de Jesús hubiera herencia gentil y hebrea solo nos habla de que Dios hecho Hombre quiso reunir en su propia Sangre la Universalidad del Género Humano, representada por el judío y el gentil, por la que esa misma Sangre, su Preciosísima Sangre, pagaría el rescate, y formaría un solo pueblo. 

A la gente de "Como Vara de Almendro" y a todos los críticos del actual Papa, les exhorto cristianamente a revisar su animadversión contra el ocupante de la cátedra de Pedro y a preguntarse si sus críticas parten de un juicio objetivamente doctrinal o del condicionamiento por el rechazo que experimentan contra su papado.
 

5 comentarios:

  1. Es increíble nuestro deseo de tirarnos abajo a la Iglesia de Cristo. Actuamos de la misma forma de los que atacan y atacaron a la Iglesia. Lo más preocupante es que es desde sus propios fieles. Nos creemos saber más que el Papa y no dejamos actuar al Espíritu Santo motor de la Iglesia. En fin.

    ResponderEliminar
  2. A Nuestro Señor Jesucristo le mataron por lo que Él predicó, no por sus antepasados y si se hurga en su pasado, es solo para concluir que es descendiente del rey David.

    ResponderEliminar
  3. En verdad no debemos olvidar que la Sangre de Nuestro S.Jesus Cristo la recibio' -Jesus- solo de la Virgen Maria, que siendo INMACULADA es tambien DIVINA. JESUS QUE ES LUX VIENE DE LA VIRGEN MARIA QUE ES LUZ DIVINA TAMBIEN. -....DEUM DE DEO, LUMEN DE LUMINE, DEUM VERUM DE DEO VERO. GENITUM NON FACTUM, CONSUBSTANTIALEM PATRI. ...

    VEN ESPIRITU SANTO VEN

    Ave Maria Purisima!

    ResponderEliminar
  4. Dejando de lado a los auto denominados "sedevacantistas", es lamentable que los católicos tengamos que salir a explicar a amistades y conocidos, cada vez más seguido, ciertas expresiones de nuestro Papa Francisco que a veces nos obligan a hacer verdaderas piruetas para encajarlas con el Evangelio. Esta vez, con lo de la "sangre pagana", quedé sin palabras. Supongo que fue un equívoco del Papa, un error de expresión. Porque desde ya la genealogía de Jesús tiene de todo, no solo "mujeres paganas"; tiene al rey David que fue un adúltero y un homicida que mandó matar a Urías, marido de Betsabé, para casarse con ella. Es cierto que se arrepintió ante la reprensión de Natán. No obstante, de esa unión trasgresora nació Salomón, quién heredó el espíritu de adulterio de su padre, ya que tuvo incontables mujeres. Sin embargo fueron todos hombres de Dios. Así que es correcto lo que afirma Benedicto XVI: la GENEALOGÍA de Jesús tiene sangre pagana. Y no solo eso, sino también adulterios, homicidios, etc. Esa GENEALOGIA es por parte de San José, padre putativo -postizo- de Nuestro Señor. Su Sangre no tiene una gota de la genealogía citada, ya que María Santísima se conservó siempre Virgen. Hubiera sido bueno que el Papa Francisco aclarase enseguida dicho yerro, indicando que se refirió a la genealogía y no a la Sangre Preciosa de Jesucristo. Pero no ha sucedido. Y en el presente caso no hay pirueta que valga, salvo interpretar libremente que quiso decir "genealogía", y no "sangre". Siendo sustancial dicha diferencia, la ausencia de aclaración resulta decepcionante. Uno piensa en la devoción a la Preciosa Sangre de Cristo y en sus méritos, luego escucha esto y se queda de piedra. Estimo que debemos rezar mucho por S.S.
    Me fastidia que los grupos ultra conservadores, además de cambiarle expresiones al Papa, últimamente no necesitan inventar ni agrandar nada; las constantes re interpretaciones cada vez más rebuscadas para "arreglar" desafortunadas expresiones papales, por parte de los sacerdotes, resulta desgastante. Dios nos ampare y guíe en esta difícil época para la Iglesia Católica.

    ResponderEliminar
  5. Del Rosario: Lo que sucede amigo(a)es que una buena parte de la genealogía de San José viene también en Cristo, pero no por la sangre de José sino por la de su Esposa, la Siempre Virgen María, y es que Ella es una VIRGEN DESCENDIENTE DE DAVID (para que se cumpliera la profecía). En la genealogía de la Virgen María están los antepasados de David. Ella desciende de Natán hijo de David, sin embargo a pesar que en la genealogía de la Inmaculada Madre hubieron mujeres paganas y posiblemente algunos pecadores, la sangre de esta Purísima Señora es INMACULADA, ya que Ella fue una nueva creatura en las manos de Dios Todopoderoso que no permitió que ni siquiera le alcanzara el pecado original ni mucho menos los pecados de sus antepasados. La Sangre de la Santísima Virgen María es, fue y será por siempre INMACULADA, y eso sí es un Dogma de Fe que todo católico debe creer, conservar y proteger. Y es la mismísima Sangre que corre por las venas de Jesús, SANGRE INMACULADA Y PURÍSIMA. Los dichos del Papa no siempre son infalibles solo cuando declara un dogma EX CATHEDRA. ¡Feliz Pascua, Del Rosario!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...