jueves, 28 de febrero de 2019

El Pan de Vida. Estudio del Dogma de la Transubstanciación.

 
EL DOGMA DE LA TRANSUBSTANCIACIÓN

Por: Luis Gerardo Morales Cienfuegos.

Transubstanciación es un término filosófico.

Es término nos da una explicación de cómo es que puede Jesús darnos a comer su cuerpo material, y que lo haga dándonos un PAN, en lugar de carne.

Recordemos el resumen del tema:

El Padre es quien da el verdadero pan del cielo.
El pan de Dios baja del cielo y da la vida al mundo.
Yo soy el pan vivo que ha bajado del cielo.
Nadie puede venir a Mí,
si el Padre que me ha enviado no lo atrae.
Y esta es la voluntad del que me ha enviado;
que resucite el último día
a los que Él me ha dado,
para que tengan vida eterna.
Yo soy el pan de la vida.
El que venga a Mí, no tendrá hambre,
y el que crea en Mí, no tendrá nunca sed.
Si uno come de este pan, vivirá para siempre;
y el pan que yo le voy a dar,
es mi carne por la vida del mundo.
Si no coméis la carne del Hijo del hombre,
y no bebéis su sangre,
no tenéis vida en vosotros.
Si uno come de este pan, vivirá para siempre;
y el pan que yo le voy a dar,
es mi carne por la vida del mundo.»
El que come mi carne y bebe mi sangre,
tiene vida eterna,
y yo le resucitaré el último día.
Mi carne es verdadera comida
y mi sangre verdadera bebida.
El que come mi carne y bebe mi sangre,
permanece en Mí, y Yo en él.
El que me coma vivirá por mí.

_
Nuestro punto de partida bíblico son las afirmaciones esenciales de Jesús sobre el tema (Juan 6):

Yo soy el pan vivo que ha bajado del cielo.
Yo soy el pan de la vida.
y el pan que yo les voy a dar,
es mi carne por la vida del mundo.

Si no coméis la carne del Hijo del hombre,
y no bebéis su sangre,
no tenéis vida en vosotros.

Tomen y coman todos de él, esto es mi cuerpo
El que come mi carne y bebe mi sangre,
tiene vida eterna,
y yo le resucitaré el último día.
Mi carne es verdadera comida
y mi sangre verdadera bebida.

La carne para nada aprovecha.
Mis palabras son espíritu y vida.

Todo esto debe ponerse en contexto para entenderlo correctamente.

El mismo que dijo:
«Está escrito:
No sólo de pan vive el hombre,
sino de toda palabra que sale de la boca de Dios.»

Mateo 4, 1-4

es ÉL la Palabra de Dios, el Verbo Divino.

Él convirtió agua en vino, y multiplicó unos cuantos panes y peces para alimentar a una multitud.

Y para entender eso de “La carne para nada aprovecha. Mis palabras son espíritu y vida”, debe recordarse esta parte:

El Verbo se hizo CARNE y habitó entre nosotros (Juan 1,14)

Y su propia declaración en Juan 6:

25 Al encontrarle a la orilla del mar, le dijeron:
«Rabbí, ¿cuándo has llegado aquí?»

26 Jesús les respondió:
«En verdad, en verdad os digo:
vosotros me buscáis,
no porque habéis visto señales,
sino porque habéis comido de los panes
y os habéis saciado.

27 Obrad, no por el alimento perecedero,
sino por el alimento que permanece para vida eterna,
el que os dará el Hijo del hombre,
porque a éste es a quien el Padre, Dios,
ha marcado con su sello.»

Casualmente, con esto empieza el discurso del Pan de Vida.

Así que tenemos una persona divina que se hizo carne, que nos hace distinguir el alimento material del alimento espiritual, que demuestra poder para multiplicar el alimento material, que dice ser pan y nos ofrece su carne y demostró poder para convertir el agua en vino, cambiando una substancia en otra distinta, lo cual hace viable la afirmación: “El pan que les daré es mi carne”.

Y también la afirmación: “Tomen y coman, esto es mi cuerpo”.

Esto nos lleva a que Jesús nos ofrece su cuerpo como alimento para fines trascendentes, no como simple alimento del cuerpo material:

I Corintios 10
16 La copa de bendición que bendecimos ¿no es acaso comunión con la sangre de Cristo?
Y el pan que partimos ¿no es comunión con el cuerpo de Cristo?
17 Porque aun siendo muchos, un solo pan y un solo cuerpo somos, pues todos participamos de un solo pan.

Y así es: todos somos un mismo cuerpo, porque todos comemos de un mismo pan, y un mismo pan somos.

Ésta es la razón por la que el nombre del sacramento es “COMUNIÓN”. Y por eso es sacramento.

Todo esto nos conduce también a que, para perpetuar su orden de hacer eso mismo (repartir el pan que es su cuerpo como alimento de vida eterna) en memoria suya, sin mentir, se requiere:

Que personas delegadas por Jesús continúen su obra (sacerdocio ministerial)
Que el pan repartido pase a ser realmente el cuerpo de Cristo (la conversión milagrosa)
sin dejar de verse como pan (el pan que yo os daré es mi carne)
Que alcance para todos (multiplicación de los panes)

Por supuesto, no se puede sostener la afirmación de los "cristianos no-católicos" de que la sagrada comunión es sólo un "símbolo" (palabra que no está en la Biblia) y mucho menos que todo ese discurso es para terminar en que debemos leer la Biblia porque el pan espiritual es la Sagrada Escritura.

Ubicada la situación, podemos pasar a ver el asunto de la Transubstanciación.

Conforme a la filosofía de Aristóteles, los seres materiales están hechos de "algo" (materia prima), y hay un "algo" que los especifica, los hace ser lo que son (la forma substancial, la esencia); además están las características externas, la apariencia (los accidentes, en la filosofía aristotélica, es lo que llama fenómeno la filosofía kantiana).

Santo Tomás de Aquino manejó esta concepción de la realidad, para explicar que Dios usa la materia prima del pan, pero cambia toda la ESENCIA, la forma substancial (por eso el término es TranSubstanciación) del pan, conservando la apariencia externa, las características, los ACCIDENTES, el fenómeno, para que sintamos que estamos comiendo pan.

Conforme al dogma, de la substancia del pan no queda absolutamente NADA.
_
Investigaciones científicas sobre las especies en el milagro eucarístico de Lanciano.

En 1574 se hicieron pruebas de la Carne y la Sangre y se descubrió un fenómeno inexplicable. Las cinco bolitas de Sangre coagulada son de diferentes tamaños y formas. Pero cualquier combinación pesa en total lo mismo. En otras palabras, 1 pesa lo mismo que 2, 2 pesan lo mismo que 3, y 3 pesan lo mismo que 5. Este resultado está marcado en una tabla de mármol en la Iglesia. A través de los años se han hecho muchas investigaciones. Nuestro Señor se ha permitido ser pinchado y cortado, examinado a través de microscopio y fotografiado.

A las distintas investigaciones eclesiásticas siguieron las científicas, llevadas a cabo desde 1574, en 1970-71 y en 1981. En estas últimas, el eminente científico Profesor Odoardo Linoli, docente en Anatomía e Histología Patológica y en Química y Microscopía Clínica, con la colaboración del Profesor Ruggiero Bertelli de la Universidad de Sena, utilizó los instrumentos científicos más modernos disponibles.

Los análisis, realizados con absoluto rigor científico y documentados por una serie de fotografías al microscopio, dieron los siguientes resultados:

*La Carne es verdadera Carne. La Sangre es verdadera Sangre.

*La Carne y la Sangre pertenecen a la especie humana.

*La Carne está constituida por el tejido muscular del corazón. En la Carne están presentes, en secciones, el miocardio, el endocardio, el nervio vago y, por el relevante espesor del miocardio, el ventrículo cardíaco izquierdo.

*La Carne es un CORAZÓN completo en su estructura esencial.

*La Carne y la Sangre tienen el mismo grupo sanguíneo (AB).

*En la Sangre se encontraron las proteínas normalmente fraccionadas, con la proporción en porcentaje, correspondiente al cuadro Sero-proteico de la sangre fresca normal.

*En la Sangre también se encontraron estos minerales: Cloruro, fósforo, magnesio, potasio, sodio y calcio.

*La conservación de la Carne y de la Sangre, dejadas al estado natural por espacio de 12 siglos y expuestas a la acción de agentes atmosféricos y biológicos, es de por sí un fenómeno extraordinario.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...